Seleccionar página

Durante más de un año como emprendedora he aprendido algunas lecciones necesarias para avanzar y crecer. Más allá de cómo gestionas tu negocio online, hoy quiero hablarte de los hábitos positivos que como emprendedores debemos aprender, cambiar o mejorar en relación a nosotros mismos, a nuestras creencias limitantes y a lo que nos frena a la hora de actuar y pasar a la acción si queremos prosperar.

Estarás conmigo en que cada vez son más las personas que quieren emprender, ser su propio jefe, perseguir su sueño y conseguir la vida que desean a través de un negocio online prospero. Sin embargo más allá del éxito o fracaso de tu negocio online, existen ciertas actitudes, limitaciones y miedos que pueden frenar tu acción y en consecuencia impedirte conseguir lo que quieres.

En general, ser emprendedor suena como un camino infalible hacia el éxito, la libertad y el dinero, pero esto no es siempre así. La principal diferencia entre los que consiguen es éxito y los que no, se encuentra en su mentalidad, en su Mindset.

Es algo que tienes que empezar a cultivar desde el principio si quieres tener éxito. Tienes que entrenar tu mente para pensar como un emprendedor y esto requiere tiempo, dedicación y disciplina.

He hecho esta recopilación de los 10 hábitos positivos que te ayudarán a prosperar porque, de alguna u otra manera, yo también he tenido que transformar, mejorar y entrenar a diario. Si bien muchas de las cosas que aprendemos a lo largo de la vida son a menudo extraídas de la experiencia personal, mi objetivo es que te ayude a ser consciente y a pensar de manera más inteligente en relación a tu negocio, antes de que empiece a afectarte.

1. Confía en ti

Nadie mejor que tu sabe quién eres, lo que eres capaz de hacer y lo que no. Y nadie mejor que tu para hacer tus sueños realidad y lograr lo que siempre has querido.

En el camino te encontrarás muchas personas que te dirán que no lo hagas, que no eres capaz o que no lo conseguirás. Ignóralos, confía en ti y date permiso para perseguir tus sueños y metas.

Abre tu mente para recibir la abundancia que quieres y date permiso para ser feliz en este momento y disfrutar del viaje. Da la bienvenida a tu vida a todas estas cosas con los brazos abiertos.

Al fin de al cabo, todos estamos construyendo nuestros negocios con el objetivo de vivir la vida que queremos, así que permítete hacerlo desde hoy mismo.

2. La magia no existe

Está en la naturaleza humana buscar y encontrar la fórmula secreta que nos ayude a conseguir el éxito en el menor tiempo posible y con el mínimo esfuerzo. Si fuera tan fácil construir un negocio online de éxito, todas las paradisiacas e idílicas playas del mundo estarían llenas de emprendedores con un delicioso coctel en una mano y en la otra su portátil.

A todos nos encantaría encontrar esa magia que hace que las cosas sucedan. Pero mucho me temo que esta magia no existe. La única realidad es que es difícil, pero no por ello imposible.

La verdadera magia reside en el trabajo bien hecho, la constancia y la perseverancia.

3. Tu visión empresarial

Ten siempre presente tus metas a largo plazo y nunca pierdas de vista la verdadera razón de porqué haces lo que haces.

Tu visión empresarial debe ir de la mano de tus metas. Sólo así podrás asegurarte de que cada paso que das te sitúa aun más cerca de ellas.

Verás aparecer en tu camino nuevas ideas, nuevas oportunidades y nuevas tareas que te pueden distraer de tu propósito. Si no están alineadas con tus metas a largo plazo y si no son cruciales para tu éxito, déjalas.

4. Termina lo que empiezas

A mi particularmente no me gusta empezar una tarea sin haber terminado la anterior. Aunque también es cierto que he llenado mis listas de otras tantas que nunca empecé por resultar abrumadoras por su tamaño y he ido postergando porque requerían de tiempo y dedicación que nunca encuentro.

Creo que hay dos hábitos que son necesarios desarrollar y trabajar en ellos todos los días. Por un lado, terminar todo aquello que empieces y por otro, no llenar tus listas con cosas que nunca harás. Cuanto menos trabajo acumules, mucho mejor para ti y tu productividad.

La clave está en ir desglosando cada una de esas “grandes” tareas en otras más pequeñas y marcar prioridades. Haz que prevalezca lo que es importante; lo qué tienes que hacer sin más dilación para tu negocio pueda avanzar.

Puedes empezar a mejorar tu productividad con la Matriz Eisenhower tal y como te explica Adrián Sánchez en su blog.

5. La perfección es limitante

¿Has pasado meses esperando a lanzar tu negocio, tu web, tu eBook o tu nuevo servicio porque pensabas que aún no estaba todo listo o no te sentías a gusto con lo que habías hecho?

No quieres enseñar lo que haces hasta que todo esté perfecto, hasta que todas la piezas encajen, hasta que todo esté impecable e increíble y el fallo no tenga cabida. Necesitas sentirte orgulloso de lo que has hecho y que sea tu mejor trabajo.

Lo entiendo, eres perfeccionista. Yo también. Y esto en ocasiones puede ser una virtud pero en otras, cuando se trata de avanzar y actuar, es el mayor de los obstáculos.

La realidad es que perdemos el tiempo en cosas que no nos llevan a ningún lado, esperando que un día todo esté perfecto e impecable para enseñárselo al mundo. Ese momento nunca llegará. Son solo excusas.

6. Actúa

Solo tienes dos opciones, hacerlo o no.

¿Cuántas personas conoces que siempre están hablando sobre lo que quieren o podrían hacer? Demasiadas.

Solo aquellos que dejan de esperar que las cosas sucedan y pasan a la acción son los que consiguen lograr sus sueños.

No esperes hasta la próxima semana o el próximo mes, comienza a trabajar en pro de lo que quieres ahora.

Así que, simplemente hazlo.

Just Do It

7. Eres único y no te compares

Nadie más que tu tiene la combinación perfecta de tus talentos y habilidades. Nadie más que tu es capaz de hacer las cosas cómo las haces. Eso es lo que te diferencia del resto.

Tan pronto vayas construyendo tu propio camino iras logrando lo que quieres en tu vida y en tu negocio.

Los cimientos de tu negocio se basan únicamente en ti.

Esta afirmación me lleva directamente al punto siguiente.

Todos tenemos referentes, personas de éxito que hacen y consiguen lo que nos gustaría lograr con nuestros negocios. Recuerda que ellos también empezaron de desde abajo, tomando su propio camino y actuando.

Tendemos a valorar a los demás desde fuera, desde la imagen que nos proyectan y pensamos que todo lo que hacen y dicen esta perfecto. En cambio, no utilizamos ese mismo baremo con nuestro trabajo y nuestra empresa.

Este pensamiento no te ayuda a prosperar, sino todo lo contrario, te paraliza.

¿No has pensado que quizá, a los ojos de los demás, lo que haces sea extraordinario?

8. Invierte en ti mismo

Una de las mejores maneras de superar y dejar atrás debilidades y limitaciones que creemos que tenemos, es invertir en uno mismo y sabernos merecedores de las cosas que nos suceden.

¿Te recompensas de alguna manera cuando has hecho un gran trabajo? ¿Cómo te tratas?

Trabajar tu mente, tu espíritu y estar agradecido son tres buenas formas de dedicarte tiempo y progresar. El cómo hacerlo depende de ti. Puede consistir en meditar 10 minutos diarios, pasar tiempo en la naturaleza, hacer deporte o cualquier otra actividad que te ayude a enfocarte y mantener tu energía bien alto.

Cuanto más centrado, enfocado y agradecido estés, más capaz serás de conseguir el propósito de tu vida y tu negocio.

9. Sin miedo al fracaso

Todos estamos asustados por fracasar. El fracaso puede hacer que nos infravaloremos, viéndonos como perdedores, incapaces de tener éxito, o no merecedores de lo que estamos intentando conseguir.

Tenemos miedo de decir lo que queremos porque no estamos seguros de que lo podamos conseguir.

¿No crees que tener miedo es una perdida de tiempo? No te voy a mentir, es un camino difícil y puede ser aterrador, pero el tiempo es lo único que nunca podremos recuperar.

Y además, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Cuantas más veces te hagas estas preguntas, más te darás cuenta de que no va a ser el fin del mundo.

El miedo está ahi por una razón. No va a desaparecer. Abrázalo para empujar tus limites, para tomar grandes decisiones y para actuar.

10. Cuídate.

Te vas a necesitar.

No hay nada más gratificante, motivador y estimulante que ver que tu negocio funciona.

Amas y te apasiona lo que haces.

Habrá momentos en los que estés agotado, que tengas días duros, que nada salga como habías planeado o que parezca que los clientes se han esfumado. Y es, entonces, cuando más te vas a necesitar.

Cuidarte es fundamental para tu salud, tu felicidad, para tu mente, tu cuerpo y tu espíritu.

No hay nada mejor que tomar el hábito de guardar unos minutos para ti cada día. ¿Recuerdas el punto 8?

Come sano, practica deporte, medita, diviértete, duerme y mantén una vida equilibrada.

Aprende a poner limites. Tu negocio te necesita, pero tu también te necesitas.

CONCLUSIÓN

En el Plan de Acción para esta semana te propongo un ejercicio de introspección y análisis para averiguar y descubrir qué te impiden avanzar y conseguir lo que quieres. Tomar consciencia es el primer paso en favor del crecimiento de tu negocio y empezar a actuar y adquirir hábitos positivos que te ayuden a prosperar.

¿Qué hábitos positivos estás aprendiendo y mejorando cómo emprendedor? Comparte con todos las lecciones aprendidas, tus avances y si añadirías alguno más a la lista. Te espero en los comentarios.

Foto: Freepik

Virginia Jimenez
Asesora de Negocios Digitales. Trabajo con emprendedores digitales y profesionales de servicios que quieren dar un nuevo impulso a su negocio online y transformarlo en una empresa rentable. Con mi Programa [RE]ACTIVA TU NEGOCIO consiguen una estrategia planificada que les ayuda a ganar visibilidad en Internet para atraer más y mejores clientes a sus servicios y lograr la estabilidad económica que buscan.

Únete a la comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x