Seleccionar página

La reputación online está estrechamente ligada a la identidad digital y a nuestra presencia en la web social, pero a diferencia de ésta, la reputación online, la construyen el resto de usuarios en la red.

La reputación es lo que las personas perciben de nosotros a través de los procesos sensoriales de la percepción que llega a nuestra mente por medio de imágenes, impresiones o sensaciones externas. Todos aspiramos a ser percibidos positivamente por nuestro entorno y, por tanto, poseer una buena reputación. Lo que internet a introducido en este concepto, es la forma de construirla, mantenerla y defenderla.

Si tenemos una identidad digital y participamos activamente en la nueva cultura social, vamos dejando una huella imborrable, que acumula nuestras acciones, permanece en el tiempo y da forma a dicha reputación. Del mismo modo, el alcance y repercusión de ésta en el entorno online, es mucho más elevado que en el mundo offline, lo que hace que sea necesario cuidar y gestionar correctamente nuestra reputación online.

Quienes generan la reputación digital, personal o empresarial, en realidad es el resto de usuarios a través de las conversaciones mantenidas en la red respecto a nosotros en múltiples canales de la web social (foros, chats, blogs, redes sociales, etc.) creando con éstas un clima de opinión favorable o desfavorable. Al estar basada en las percepciones de otros, la reputación no está bajo nuestro control, por lo que la estrategia para lograr una buena reputación digital debe iniciarse desde un principio, en el momento de definir nuestra identidad en base a unos objetivos junto con la definición de nuestro target.

Igualmente, una gestión adecuada de nuestra reputación online debe basarse en tres puntos principales que influyen decisivamente en la percepción que nuestro público tendrá sobre nosotros y por tanto en sus opiniones:
  1. Nuestras propias acciones, el modo en el que nos mostramos determina como nos ven los demás
  2. El contenido referente a nosotros publicado por terceros
  3. Nuestras relaciones con los demás en los diferentes medios sociales y la forma de interactuar con éstos.

Para conseguir la identidad digital deseada es importante ser fiel a un objetivo determinado y bien definido, estableciendo una estrategia adecuada para alcanzarlo. Este complejo proceso de creación de una marca, denominado branding, tanto en su versiones personal como corporativa, es una de las piezas fundamentales que contribuyen a la construcción de nuestra reputación online.

Una buena reputación, nos puede dar notoriedad, prestigio, fama, autoridad, popularidad, pero mal gestionada puede arruinar nuestra trayectoria personal o empresarial de forma irreparable. Se hace imperativo para cualquier presencia online, la creación de una identidad digital de forma responsable, donde toda nuestra actividad esté planificada y monitorizada para garantizar que la presencia en redes sociales resulte positiva y con ella una construcción de la reputación online exitosa.

¿Como crees que te perciben los demás en la red?

Gracias por leer, y si te ha gustado puedes compartir con la barra lateral izquierda o dejar un comentario.

Virginia Jimenez
Asesora de Negocios Digitales. Trabajo con emprendedores digitales y profesionales de servicios que quieren dar un nuevo impulso a su negocio online y transformarlo en una empresa rentable. Con mi Programa [RE]ACTIVA TU NEGOCIO consiguen una estrategia planificada que les ayuda a ganar visibilidad en Internet para atraer más y mejores clientes a sus servicios y lograr la estabilidad económica que buscan.

Únete a la comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x