Seleccionar página

Calcular el precio de un servicio es una de las mayores preocupaciones de mucho profesionales y emprendedores online. Porque sabemos lo que valemos y lo que ofrecemos. Sin embargo, cuando se trata de fijar precios es inevitable preguntarse:

¿Será el precio adecuado?
¿Será demasiado caro?
¿Demasiado barato?

El resultado siempre es incertidumbre, miedo y frustración.

Porque al final siempre te quedas con la misma duda:

¿Cómo puedo fijar el precio de venta de mis productos y servicios sin temor a equivocarme?

Y esta duda pueden llevarte a poner precios demasiado bajos o demasiado altos.

Teniendo un negocio por Internet, los precios hablan de tu negocio y de tu oferta.

Por eso es tan importante no cometer errores.

Y como la experiencia es la madre de la ciencia, esta semana te traigo una invitada muy especial, Laura Lopez, diseñadora gráfica y web, autora del la guía práctica “La Tarifa Justa” y experta en este tema.

Lo que tiene que contarte estoy segura que te va a encantar y te ayudará a calcular el precio de tus productos y servicios correctamente y sin errores.

No sé tú pero yo cuando emprendí a jornada completa en 2013 y empecé a ofrecer mis servicios de Diseño como Freelance cometí un montón de errores a la hora de fijar mis tarifas y al final trabajaba una jornada de más de 10 horas al día y no llegaba ni a “mileurista”.

Te hablo desde mi perspectiva como diseñadora pero lo que te voy a contar lo puedes aplicar a cualquier otro tipo de servicio que ofrezcas en tu negocio online: consultoría, mentoring, servicios de marketing, etc.

Mi entorno cercano me decía: “No te quejes que por lo menos te puedes permitir un sueldo y otros cuando emprenden solo tienen pérdidas”, pero lo cierto es que poner precios incorrectos desde el principio me trajo consecuencias negativas durante meses y después me costó muchísimo reposicionarme de nuevo, sobre todo con clientes antiguos acostumbrados a precios más bajos.

Tardé en darme cuenta de que tenía mal calculadas mis tarifas porque ni siquiera era consciente de lo que estaba haciendo mal o de que tenía unos precios demasiado bajos (de hecho no estoy de acuerdo en seguir estrategias Low Cost siendo emprendedor), hasta que noté que la carga de trabajo era inmensa y los ingresos no iban en proporción.

Siguiendo de esa forma era incapaz de evolucionar y crecer económicamente porque estaba limitada por mi tiempo que ya tenía ocupado al completo.

Por suerte, de los errores se aprende (y mucho) y por eso te voy a enumerar los que yo cometí a la hora de fijar las tarifas de mis servicios para que puedas identificarlos a tiempo y así poder cobrar lo que te mereces.

7 errores típicos al calcular el precio de un servicio

#1. Pensar como asalariada

Era la primera vez que tenía que poner precio a mi trabajo y la única referencia que tenía era el precio/hora de mis trabajos anteriores como asalariada contratada en una empresa.

Así que dije: “de 7 a 9€/hora será lo correcto”.

Y así nació mi primera tarifa de la que surgieron los precios de mis servicios (basándome en el tiempo de dedicación aproximado).

¿¿En qué estaría pensando??

Más tarde lancé mi aplicación Calculadora Freelance para poder hacer el cálculo de mi tarifa/hora mínima de manera correcta.

#2. No tener en cuenta las horas NO facturables

No tardé en darme cuenta de que con el precio de mis servicios, calculados en base a ese precio/hora, no podían ser rentables a la larga.

Así que rehice el cálculo basándome en los gastos que tenía.

Pero después de un tiempo me di cuenta de nuevo que algo estaba fallando.

En esos cálculos no había tenido en cuenta las famosas “horas no facturables”, que se estima que pueden ocupar el 50% de la jornada.

Así que, si tu jornada tiene 8 horas, sólo 4 horas las podrás dedicar a trabajar para tus clientes y serán remuneradas, el resto se irán en emails, presupuestos, marketing, blogging, redes sociales, asistir a cursos y seminarios, tareas administrativas…

Y eso sin tener en cuenta el tiempo de dedicación a la creación de infoproductos o cursos.

#3. Estar al límite de mi tarifa/hora mínima

Este punto tiene mucho que ver con los dos anteriores, salvo el matiz de la palabra “mínima”.

Es importante conocer nuestro precio/hora mínimo según los gastos que tenemos y no bajar nunca de ese límite para no perder dinero.

Eso no quiere decir que tus precios tengan que rozar el mínimo aceptable.

Yo tenía calculada esa tarifa mínima pero en lugar de aumentar mis tarifas para tener un mayor margen, lo que hacía era tenerlo como precio orientativo y a veces incluso lo bajaba para poder captar nuevos clientes.

Es importante saber que el cálculo es una orientación para nosotros, pero no quiere decir que haya que tener los precios al mínimo.

#4. Cobrar por horas

Mis 2 primeros clientes fueron con trabajos por horas.

Me pagaban una cantidad al mes por x horas de trabajo a la semana, algunas inhouse.

¿Qué pasa cuando empiezas a coger experiencia y haces el trabajo en la mitad de tiempo?

Pues que cobras la mitad cuando deberías cobrar el doble.

Por eso decidí no trabajar nunca más por horas sino por proyecto completo.

#5. Infravalorar el tiempo de dedicación

Trabajando por proyecto también he metido mucho la pata.

Si te he contado que estaba al límite con la tarifa/hora, cuando estimaba las horas de dedicación a un nuevo proyecto para establecer el precio total de un presupuesto, siempre tendía a pensar que serían menos horas de trabajo de lo que al final acababa siendo.

Por tanto, solía tener la sensación de trabajar de más y cobrar “de menos”.

Mejor hacer una estimación al alza y no quedarnos cortos.

Por supuesto, una estimación en privado, el cliente no necesita saber las horas que dedicas sino los resultados que obtiene.

#6. Tener miedo a poner precios demasiado altos

El miedo a que rechacen un presupuesto o que pensaran que era cara me llevaba siempre a bajar el precio final antes de enviarlo para que el cliente aceptara el trabajo.

El problema es que probablemente en la mayoría de los casos incluso habrían aceptado un presupuesto mucho mayor.

Lo que no tenía en cuenta es que probablemente muchos podrían haber rechazado mis presupuestos por ser demasiado bajos.

Recuerda que el precio es subjetivo, lo que para uno es caro para otro puede ser barato, y va totalmente ligado a la percepción que el cliente va a tener de tu servicios.

Precios bajos = Calidad baja

#7. Fijar las tarifas sólo según los gastos

La cuestión es que hay otros factores mucho más importantes que entran en juego.

¿Por qué voy a cobrar menos que otro freelance solo porque tenga menos gastos si mi trabajo resulta que tiene más valor añadido y calidad?.

Pues eso mismo.

Está bien tener unas orientación de tus tarifas mínimas para no perder dinero teniendo en cuenta tus gastos pero no debes quedarte ahí.

Puedes aumentar tus tarifas teniendo en cuenta tu experiencia, nivel de especialización, calidad de tus servicios, reconocimiento y, sobre todo, por el valor que aportas a tu cliente.

CONCLUSIÓN

Me encantaría poder asegurarte que con esta lista nunca cometerás los mismos errores que yo pero sabes que no puedo. Lo que sí puedo decirte es que al menos te ayudará a identificarlos a tiempo y ponerles solución.

Recuerda que los precios no son estáticos y que no está de más hacer una revisión de tus tarifas cada cierto tiempo y más aún cuando tu carga de trabajo es considerable: ese es buen momento para un aumento.

Así que no seas como yo y te dejes llevar por la corriente hasta que las consecuencias de tener mal fijados tus precios lleguen. Sé proactivo y empieza ya a corregir los errores que no te están permitiendo avanzar en tu negocio.

¿Qué otros errores crees que se suelen cometer a la hora de calcular el precio de un servicio?. Me encantaría conocer tu opinión, deja un comentario y charlamos.

Laura López
Diseñadora Gráfica/Web y emprendedora digital comparte consejos demostrados para diseñadores freelance que quieren elegir a sus clientes. Si quieres evolucionar en tu negocio como freelance apúntate a su minicurso gratuito “Cobra lo que te mereces”

Únete a la comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x