El comienzo de cualquier negocio en Internet es difícil. Como emprendedores online lo sabemos bien.

Los grandes planes y los grandes sueños parecen cada vez más lejanos cuando estás tratando de avanzar con tu negocio digital.

Si hacemos caso de las estadísticas que dicen que más del 50% de los emprendedores digitales fracasan antes de los primeros 5 años puede parecer incluso imposible de lograr.

Una nueva generación de emprendedores online está aumentando a un ritmo increíble y vienen pisando fuerte.

Sin embargo, son muy pocos los que terminan viviendo bien de sus negocios y consiguen ese estilo de vida más libre que muchos deseamos.

Lo que nadie nos ha contado era lo difícil que podía ser.

En la mayoría de los casos, rara vez, lo que falla es haber tenido una mala idea de negocio online.

Solemos echar la culpa a factores externos, cambios en nuestro sector, circunstancias imprevistas o a las socorridas excusas como “no tengo dinero” o “no tengo tiempo”.

Aunque, bajo mi experiencia, he llegado a la conclusión que un negocio online casi nunca fracasa debido a estas razones.

Por el contrario, sí existe un gran factor que lo cambia todo:

.

Sí, tú.

Porque a pesar de contar con la motivación, la pasión y estar dispuesto a pagar el precio que conlleva perseguir tus sueños, esto por si sólo es insuficiente.

Soy la primera en haber pasado por esto en su día.

Hay muchas cosas que, de haberlas sabido antes, seguramente me hubiera ahorrado muchos quebraderos de cabeza y probablemente mi avance hubiera sido mucho más rápido.

Hoy me quedo con las lecciones aprendidas.

No obstante, como uno de mis propósitos siempre ha sido poner todo el conocimiento y experiencia que he adquirido al servicio de aquellos que están luchando por hacer realidad su sueño, hoy quiero compartir alguna de estas lecciones y repasar los errores de los emprendedores online que con más frecuencia cometen en sus negocios digitales.

¿Cometes alguno de estos errores típicos de los emprendedores online?

Tu objetivo es tener un negocio online que sea rentable y sostenible, ¿me equivoco?.

Para lograrlo, entre otras cosas, tendrás que evitar las clásicas meteduras de pata que frecuentemente se cometen y que son la verdadera causa que te alejan de mejorar como emprendedor digital y sitúan tu negocio online al borde del precipicio. Veamos cuáles son:

#1. Piensas que si algo te apasiona se puede convertir en un negocio

Que te guste hacer algo no implica que dirigir y gestionar un negocio basado en ello sea lo tuyo.

No siempre “hacer lo que amas” es válido.

Sí es cierto que si no amas lo que haces es complicado mantenerse firme frente a los obstáculos y, también, es más probable que al final se pierda la motivación.

La pasión, sí es necesaria, pero aún es más importante asegurarte de que existen personas interesadas en lo que tienes que ofrecerles para que tu idea sea rentable.

#2. Crees que todo el mundo es tu cliente

Naturalmente.

Todos queremos que el todo el mundo pueda convertirse en nuestros clientes.

Sin embargo, nos resistimos y luchamos contra la idea de tener que especializarse y dirigirse a un único mercado objetivo de forma directa y especifica.

Así que si eres de los que aún se preguntan por qué deberías hacerlo, la respuesta es sencilla:

Es más fácil (y más probable) brillar ante un pequeño grupo de personas que ante un gran mercado en el que tu historia, personalidad y experiencia pueden perderse en el océano de profesionales que hacen exactamente lo mismo que tú.

“Es más fácil seguir a una persona que a un producto, un blog o un negocio” – Dale Partridge

#3. No escuchas ni sabes lo que tu cliente quiere y necesita

La base para hacer crecer y expandir tu negocio comienza ganándote la confianza de tus clientes potenciales.

Los emprendedores online que trabajan esta parte, a menudo ganan la carrera cuando se trata de captar la atención y seducir a su público.

Quizá tu servicio, programa o infoproducto sea excepcional, pero sino es lo que tu cliente está reclamando, desafortunadamente no van a invertir en ello.

Por eso no me cansaré de decirte lo importante que es conocer al dedillo a tu cliente ideal.

#4. Tu web no está preparada para atrapar clientes

Muchos emprendedores online terminan abandonando sus proyectos porque no consiguen los resultados que esperaban.

Quizá su estrategia no era la adecuada o el servicio que ofrecían no era el que sus potenciales clientes estaban buscando.

Pero en muchas ocasiones, la causa principal se encuentra en su web.

No esta preparada para atraer, retener y conseguir clientes.

Tu web es el campamento base de tu negocio online.

Es donde todo sucede y como tal debe estar preparada y optimizada. Un diseño claro, limpio y profesional, unos textos que hablen directamente a tu cliente ideal y que esa primera impresión que se lleva al visitarte sea memorable harán que se quede y se interese por lo que tienes que ofrecer.

#5. No sigues ninguna estrategia de marketing

El éxito de tu negocio depende en gran medida de las acciones y estrategias de marketing que lleves a cabo.

Si esperas que los clientes llamen a tu puerta una y otra vez, desde ya te aviso que no va a ser así.

Hay que salir a la palestra, exponerse y hacerse visible.

Tu cliente recorre un camino que empieza cuando ni siquiera te conoce y termina cuando te contrata o compra.

Y tu misión es estar presente en todo el recorrido.

#6. Piensas que el email marketing es una estrategia de marketing obsoleta

¿Cuántas webs increíbles has visitado este último año?

Seguramente habrás perdido la cuenta.

¿Recuerdas algunos de sus nombres si quisieras volver a ellas?

Demasiadas para recordar, ¿verdad?

La mejor forma que tenemos de recordar a esas personas que visitan nuestras webs que estamos aquí para ellos es a través del email marketingEs el camino para continuar esa relación de confianza que comenzó cuando aterrizó en tu web por primera vez.

La confianza que los usuarios tienen en ti y en tu negocio es el paso previo a la venta.

Es el medio más íntimo y directo para hacerles llegar tu mensaje.

#7. Centras todos tus esfuerzos en Social Media

Facebook, Twitter o Instagram están muy bien para ganar visibilidad y que todo el mundo sepa que existes.

Sin embargo, si utilizas estos canales con el único fin de conseguir más fans y seguidores no estás aprovechando su autentico potencial.

¿Una comunidad de fans impresionante en Facebook te va a ayudar a pagar las facturas?

¿Todos esos seguidores que tienes en Twitter se convertirán en clientes?

Si la respuesta es sí, enhorabuena. Lo estás haciendo genial.

Aunque no quiero que me malinterpretes. No estoy diciendo que debas evitarlas. Pero lo más realista es pensar que las personas que de verdad confían en ti y podrían llegar a ser tus clientes son aquellas que te han dado su tesoro más preciado: su email.

Las redes sociales son una gran herramienta que te ayudarán a ganar visibilidad frente tu cliente ideal y son un amplificador de tu mensaje. Pero si sigues una estrategia de marketing en redes sociales debería estar enfocada en conducir a estas personas que te siguen hacia tu web. Recuerda que es el campamento base de tu negocio.

#8. Piensas que el tráfico a tu web lo es todo

Imagino que cuando inviertes tiempo y esfuerzo en crear contenido para tu blog y difundirlo en redes sociales varias veces al día es porque quieres conseguir que más personas te conozcan. Bien.

Sin embargo, apostaría que el número de visitas que recibes no es proporcional al número de ventas que consigues.

¿es así?

El tráfico por si sólo no hará que tus ingresos aumenten.

Si tu web no es atrayente, las visitas se marcharán. Y si se quedan y no dejas claro qué deben todo este tráfico es un esfuerzo desperdiciado.

Verás, la cuestión no está en el número de visitas que eres capaz de conseguir, sino qué vas a hacer con todo ese tráfico que te llega.

Es decir, ¿estas visitas se convierten en suscriptores? ¿en potenciales clientes?

Si tu web no tiene un objetivo claro todo el tráfico que recibes tus resultados no mejorarán.

#9. Tu oferta está basada en tus gustos y preferencias

Muchos emprendedores digitales lanzan servicios o productos que para ellos son extraordinarios y pasan completamente desapercibidos para sus potenciales clientes. Simplemente no les interesa.

Estarás conmigo en que tratar de vender algo que a ti no te gusta es un gran reto. Pero, sinceramente, vender algo que tu mercado no quiere es un reto imposible.

Piensa en los puntos de dolor de tu cliente ideal y en cómo puedes resolverlos. Esto te dará grandes ideas sobre qué les puedes ofrecer.

Si tu producto o servicio es la solución a una necesidad, problema o frustración de tu cliente ideal será más fácil que se interesen por ello… y te compren.

Averigua qué es lo que realmente quieren para ofrecerles lo que realmente necesitan

#10. Esperas resultados rápidos con el mínimo esfuerzo

Está en nuestra naturaleza.

Deseamos a toda costa encontrar la manera más fácil de hacer algo invirtiendo el mínimo tiempo y con el menor esfuerzo posible.

Si alguien nos diera la fórmula o compartiera el gran secreto de cómo tener éxito en la vida… que fácil sería ¿verdad?

Ay, amigo.

¿A quién no le gustaría que su negocio funcionase a las mil maravillas?

Pero lo cierto es que la magia no existe.

Para lograr los resultados que quieres solo hay una manera: actuando

Es necesario trabajar duro, ser constante y concentrar tus esfuerzos en aquellos aspectos que de verdad te ayudarán a lograr lo que quieres.

#11. Te olvidas de tus objetivos a largo plazo al tomar decisiones

Perder de vista tus objetivos a largo plazo y olvidarte de las razones que te llevaron a ser emprendedor hará que te desvíes del camino. Tener esa empresa rentable que te aporta el tiempo, la libertad y el dinero que quieres se esfumará rápidamente.

Trabaja duro, sé constante, mantén el foco en tus objetivos pero nunca olvides tu porqué (para qué haces lo que haces)

¿Por qué quieres tener tu propio negocio online?
¿Qué tipo de vida quieres vivir?
¿Cómo tu negocio te va a ayudar a lograr ese estilo de vida que anhelas?

Si tienes tus objetivos a largo plazo en mente, sabrás si cada paso que das, cada decisión que tomas o cada cosa que haces te sitúa más cerca de aquello que quieres lograr… de tu porqué.

#12. No inviertes en tu negocio

Hay cientos de artículos que te dirán cómo montar un negocio online gratis o casi sin presupuesto.

Entiendo que estés dispuesto a hacer las cosas por ti mismo y tu presupuesto sea limitado. Cuando empiezas, puede ser viable.

Pero si lo que quieres es tener una empresa que funcione, que algún día se convierta en algo grande, es necesario estar preparado para invertir en aquellos aspectos de tu negocio que realmente importan.

Si quieres crecer, tienes que invertir.

#13. Quieres hacerlo todo tú solo

Lo acabamos de ver. Todos empezamos de la misma manera.

Tirando del carro con lo que tenemos y podemos.

Pero más tarde o temprano todo te desborda. No somos superhéroes.

Es normal que pienses que nadie puede hacer lo que tu haces mejor que tú, que nadie sabe cómo llevar tu empresa o que si tu no estás al frente todo se desmorona. Pero querer abarcarlo todo es un billete directo hacia el agotamiento.

“Si quieres ir rápido, ve solo. SI quieres ir lejos, ve acompañado” – Proverbio africano

En algún momento tendrás que delegar, así que hoy es un buen día para empezar con una lista de contactos profesionales.

#14. Subestimas tu potencial y talento

No hay nada peor en el mundo de los negocios que la arrogancia. Ese tipo de persona que no puede dejar de decir a todo el mundo lo grande que es.

Aunque…. si realmente es tan bueno ¿por qué tiene que gritarlo a los cuatro vientos?

Quizá en el fondo no tenga tanta confianza en sí mismo como quiere hacer creer… quien sabe.

La confianza no es consecuencia de aquello que has logrado, el éxito que has conseguido o el dinero que has ganado.

Es un rasgo que debes alimentar diariamente trabajando en tu propio desarrollo personal para poder avanzar a pesar del miedo. Tener miedo al fracaso o sentirte como un impostor es comprensible, pero si dejas que estos miedos te paralicen puede dificultar considerablemente tu progreso.

#15. No organizas eficazmente tu tiempo

Los ladrones de tiempo son una pesadilla para muchos emprendedores online. Nos roban el tiempo y no nos permiten enfocarnos en lo que es importante.

¿Sabías que el 20% de las cosas que haces te reportan el 80% de los resultados que consigues?

Esto quiere decir el resto del tiempo lo estás invirtiendo otras tareas que no te aportan nada.

Aprender sobre la gestión del tiempo para ser más productivo te ayudará a salir de la “rueda de hámster” en la que muchos emprendedores online se ven inmersos con jornadas que parecen no tener fin.

Ahora es tu turno,

¿Cuál de estos 15 errores es el que más te duele ahora mismo? ¿El número 3? ¿El  número 7? ¿Qué otros errores de los emprendedores online crees que faltan en la lista?

Estoy impaciente por saberlo. Te leo en los comentarios.

Virginia Jimenez
Consultora de Marketing y especialista en Negocios Online. Con mi trabajo ayudo tanto a emprendedores digitales como a profesionales del conocimiento preocupados por su falta de ventas en Internet a convertir cliente ideales en clientes finales gracias a un modelo de negocio que proporciona más ingresos, más libertad y menos estrés.

Únete a mi comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x