Seleccionar página

En la vida y los negocios es fácil centrarse en cosas equivocadas.

Durante un tiempo, mi enfoque hacia los objetivos empresariales que quería lograr no era el adecuado y los resultados que conseguía tampoco eran como esperaba.

Cuando tomé la decisión de reinventarme profesionalmente como emprendedora digital fue un gran paso.

Hoy puedo decir que fue un acierto y es la mejor manera que conozco para transformar el talento y la experiencia en un estilo de vida rentable.

Sin embargo, también lleva implícito una gran carga de trabajo que, si no se gestiona correctamente, te lleva directo a estar atrapado en jornadas interminables y no ser capaz de disfrutar de la vida.

Estarás conmigo en que hay momentos en los que estás tan absorto en una tarea que te olvidas de todo lo demás.

El tiempo vuela sin darte cuenta.

Te apasiona y te envuelve.

Esos momentos son fantásticos porque te encuentras en tu zona de genio y es cuando tu productividad se dispara.

Puedes pasar horas y horas sin apenas darte cuenta.

Sin embargo centrarte únicamente en estos momentos de genialidad y creatividad no te beneficia para lograr tus objetivos empresariales.

No te va a ayudar a aumentar tus ingresos.

Porque tu meta, en última instancia, es vivir mejor e inexcusablemente para lograrlo tienes que atraer clientes y vender.

Por ello, sino controlas el tiempo que dedicas a estas tareas, estarás ocupado y tendrás la sensación de no tener ni un segundo libre para nada más pero, ¿realmente crees que te estás enfocando en lo verdaderamente importante para el desarrollo y crecimiento de tu negocio?

Yo creo que no.

Entonces,

¿Cuál es el gran secreto para conseguir tus objetivos empresariales?

La claridad empresarial.

En tu negocio la claridad es lo primero.

Sin ella cualquier objetivo será ineficaz.

Estarás conmigo en que hay aspectos de cualquier negocio digital que pueden salir mal.

Tus productos o servicios no terminan de funcionar, las ventas caen, clientes que te roban la energía o simplemente, los que llegan no son los adecuados.

Si bien algunas de las causas pueden estar determinadas por factores externos, en la mayoría de las ocasiones, la falta de claridad empresarial es la razón por la que un negocio no va todo lo bien que debería.

De hecho, me atrevería a afirmar que, el 90% de los negocios digitales que no superan el primer año de vida es por esta razón.

Sí, te dirán que no vendían, que no conseguían clientes, que estaban a la última en cuanto a estrategias de marketing se refiere pero bla, bla, bla.

Son solo justificaciones.

Pero no la verdadera razón.

Me di cuenta de esto hace unos meses.

Te pongo en situación.

Si bien estaba creando un artículo en el blog todas las semanas, mi audiencia no estaba creciendo tanto como quería.

Si bien difundía mis contenidos por diversos canales y tenía mi web optimizada para captar suscriptores, mi base de datos no aumentaba como sería de esperar.

Si bien implementaba diferentes estrategias de atracción de clientes (inbound marketing) el porcentaje de conversiones que conseguía era muy bajo.

Estaba atascada en la rutina de estas tareas y sin embargo, no estaba analizando el impacto real que estaba teniendo en mi negocio.

Me había olvidado de lo más importante.

De la base de todo negocio.

Los cimientos de mi empresa.

La parte en la que la mayoría de nosotros fallamos.

Invertimos tiempo en ejecutar e implementar acciones y estrategias de marketing, que aunque son necesarias, en realidad, no son la base del problema de no lograr los objetivos de cualquier empresa digital.

Tener claridad empresarial es la base de tu negocio y hay que trabajar para lograrla.

Antes de pensar en cualquier plan de marketing, estrategia que implementar o presencia online en general debes trabajar los cimientos de tu negocio que están formados por estos 3 pilares:

  1. Cliente ideal => ¿Sabes quién es tu cliente ideal? Incluye plantilla gratuita
  2. Mensaje de Marketing => Cómo crear una propuesta única de venta y diferenciarte de la competencia
  3. Marca Personal => 5 Ingredientes imprescindibles para crear una marca personal consistente

Trabajar en estos tres aspectos te dará la claridad empresarial que necesitas:

  • Sabrás para quién trabajas, qué haces, qué solución aportas, por qué eres diferente del resto, qué ayudas a conseguir y cómo te presentas en tu mercado.
  • Te ayudará a encontrar tu diferenciación, tu mensaje, tu voz y tu posicionamiento (low cost, gama media o alta).
  • Sabrás que servicios o productos son los más adecuados, asentarás las bases de toda tu comunicación (blog, redes sociales, email marketing,…) y qué partes de tu negocio son realmente importantes y en las que debes centrar toda tu atención.

Luego sí, tendrás que exponerte y aplicar las estrategias de marketing más adecuadas para conseguir visibilidad ante tu cliente ideal y atraerlos a tus servicios.

Pero sin tener claridad empresarial, nada de lo que hagas o implementes te dará los resultados que esperas y mucho menos alcanzarás los objetivos empresariales que te has marcado.

Por ello y para ayudarte a determinar si realmente tus cimientos son sólidos o aún necesitas trabajar en ellos aún más, voy a compartir contigo 4 señales de advertencia que indican que tu negocio necesita una revisión.

Objetivos empresariales: ¿Tu negocio no va bien?

Con el propósito de que consigas claridad empresarial y logres tus objetivos de negocio veamos qué indicadores señalan si te estás enfocando o no en lo verdaderamente importante para lograr tus metas.

#1. Realizas tareas que no tienen ningún fin

Inviertes horas y horas en tareas que no te reportan beneficios.

Si crees que no es así, déjame hacerte esta pregunta y responde con honestidad:

¿Esas tareas te ayudan a hacer crecer tu negocio?

¿en serio?

Cualquier tarea que lleves a cabo tiene que tener un efecto directo en el crecimiento de tu negocio. Si no te ayuda a conseguir más clientes y aumentar tus ingresos, no te engañes.

Establece objetivos claros y definidos para tus acciones y tareas diarias.

Una buena técnica para descubrir si realmente te ayudará o no a lograr tus objetivos empresariales es preguntarte qué pasaría si no hicieras esa tarea, implementaras esa estrategia o ejecutaras esa acción.

#2. Tu empresa está estancada

Esta es la manera más certera de asegurarte que realmente te estás centrando en aspectos equivocados de tu negocio.

Si estás haciendo lo mismo día tras día y los resultados que consigues son siempre los mismos, entonces es una señal inequívoca de que necesitas hacer cambios.

Ya lo decía Albert Einstein

Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

#3. Tienes pocos clientes (o ningún cliente)

Hacer crecer tu negocio es un trabajo duro.

Tener tu web al día, gestionar redes sociales, los artículos del blog, aprender más sobre qué estrategias de marketing te ayudarán a atraer más clientes, contabilidad… en fin, la lista es interminable.

Sin embargo, cuando estas tareas ocupan la mayor parte de tu tiempo es una señal inequívoca de que no tienes muchos clientes.

Por ello te centras en gestionar tu negocio pero no en cómo obtener ingresos.

Lo que tienes un hobby.

Ya te contaba en este otro articulo cómo ser más productivo y te regalaba la plantilla que yo misma utilizo a diario para empezar el día con las 3 tareas principales que me ayudan a centrarme en lo verdaderamente importante.

Sólo cuando he terminado con ellas puedo pasar a las otras tantas miles de cosas que siempre hay por hacer.

#4. Pasas demasiado tiempo en redes sociales

Podía haber elegido cualquier otra actividad relacionada con el marketing de tu negocio, pero creo que la que se lleva la palma es sin duda la gestión de redes sociales.

Constantemente queremos estar conectados, es más, es necesario.

Creo firmemente que las redes sociales, utilizadas de manera adecuada, pueden reportarte muy buenos resultados. Son ideales para darte a conocer, establecer conexiones con futuros clientes, aumentar tu visibilidad, etc.

No obstante, también es fácil caer en un punto en el que las redes sociales controlen tu tiempo.

Es aquí cuando el semáforo rojo se enciende.

Cuando el tiempo que pasas en ellas no es relevante para tu negocio.

CONCLUSIÓN

Estas señales de advertencia son más frecuentes de lo que imaginas.

Por ello, en ocasiones es necesario detenerse y revisar si lo que estás haciendo te sitúa más cerca de tus grandes objetivos empresariales.

Es fácil caer en la sensación de que estás siendo productivo pero, en realidad, estas perdiendo un tiempo muy valioso en tareas que no te reportan beneficios.

La claridad empresarial, como hemos visto, es la clave para mantenerte centrado en lo realmente importante en tu negocio.

La única manera de tener el éxito que buscas y lograr tus objetivos empresariales es estando enfocado en alcanzar los objetivos a corto plazo pero teniendo en mente tus metas profesionales y personales a largo plazo.

Luego analiza en qué ocupas la mayor parte de tu tiempo y diferencia entre las acciones que de verdad están enfocadas a hacer crecer tu negocio y aquellas otras que solo te mantienen ocupado.

Me interesa mucho saber si tú tienes problemas de claridad empresarial. ¿Cómo te afecta en tu negocio?

Si te sientes identificado con esta situación podemos hablarlo en una sesión de diagnóstico de tu negocio online.

Virginia Jimenez
Asesora de Negocios Digitales. Trabajo con emprendedores digitales y profesionales de servicios que quieren dar un nuevo impulso a su negocio online y transformarlo en una empresa rentable. Con mi Programa [RE]ACTIVA TU NEGOCIO consiguen una estrategia planificada que les ayuda a ganar visibilidad en Internet para atraer más y mejores clientes a sus servicios y lograr la estabilidad económica que buscan.

Únete a la comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x