Seleccionar página

Reinventarse profesionalmente y convertirse en su propio jefe.

Dos términos que parecen estar de actualidad.

Sin embargo, más allá de una moda pasajera, lo que es innegable es que cada vez hay más personas que deciden reinventarse y cambiar de vida para sentirse realizados y dedicarse a algo que les apasione.

Charles Darwin publicó, el 24 de noviembre de 1859, El origen de las especies. En su quinto capítulo dice:

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”

Es evidente.

Adaptarse… o morir

Ante un entorno en permanente cambio los siguen adelante son los que se adaptan.

150 años después aquí seguimos, intentando evolucionar sin morir en el intento.

Y tú…

¿Cuántas veces has pensado que necesitas un cambio profesional, pero no te has atrevido?

¿Cuántas personas has conocido que no se dedican a algo para lo que tienen talento por miedo?

¿Cuántas veces has visto a personas que no están satisfechas con lo que hacen?

Puede incluso que tú también te sientas así.

Más allá de la situación profesional que ahora estés viviendo, por muy desalentadora que sea, en realidad, los “malos momentos” han funcionado siempre como un catalizador para que las personas decidan reinventarse profesionalmente.

Recuerdo que, no hace mucho tiempo, yo también tenía un “trabajo ideal” que me gustaba y me satisfacía.

Pero la crisis golpeó con fuerza y tuve que adaptarme como puede.

No era la primera vez que tenia que pasar por el proceso de reinventarme.

Pero en esta ocasión me sentía atrapada en un mal sueño.

¿Qué hago con mi vida?

Esta pregunta rondaba mi cabeza constantemente.

Estaba a merced de la situación y necesitaba tener el control de una vez por todas.

Me di cuenta de que las cosas tenían que cambiar.

Drásticamente.

Necesitaba tomar las riendas de mi futuro.

Necesitaba un cambio de rumbo y lo necesitaba ya.

Antes de esto nunca consideré ser emprendedora, pero me di cuenta que, si yo quería tener el control, tal vez lo que necesitaba era tener mi propia empresa.

Así di el paso definitivo para crear mi primer negocio online.

No resultó como esperaba.

Sin embargo, antes pensar en rendirme y tirar la toalla, volví a comenzar de cero una vez más.

Desde entonces han pasado ya 2 años.

Me he reinventado profesionalmente con la convicción de que nunca es demasiado tarde para emprender, para comenzar de cero y para empezar a convertir mis sueños en realidad.

Aquí tienes un buen ejemplo de #40yqué una comunidad para mujeres de 40y+ que quieren reinventarse profesionalmente.

40y+

Reinventarse profesionalmente ¿una segunda oportunidad?

Según palabras de Alfonso Alcántara, el concepto “reinvención” se refiere a un cambio drástico en el estilo de vida que afecta a las relaciones personales, la dedicación profesional y la organización del día a día y que generalmente está originado por un cambio producido en la motivación y los valores de la persona o por un cambio que la persona quiere generar a medio o largo plazo. La reinvención “te puede pasar” o puedes hacer “que te pase”, y en general será una mezcla de ambos procesos.

Reinventarse como emprendedor es un posible camino, no es una obligación ni es “la solución al paro”, es una alternativa, una opción más en la vida profesional.

Sin embargo en el camino de ser emprendedor con un negocio digital, se comenten errores, unos más costosos que otros, pero creo que son necesarios para poder aprender a gestionarlo todo.

Por esta razón, hoy quiero compartir contigo los errores más frecuentes que debes evitar, en la medida de lo posible, si estás pensando en comenzar de cero y convertirte en tu propio jefe con un negocio online.

Los 7 errores comunes al reinventarse profesionalmente con un negocio online

#1. Falta de Visión, Enfoque y Objetivos

Sin una visión clara de hacia dónde vas, lo más probable es que estés yendo a ningún sitio o podrías ir en la dirección equivocada.

Un negocio digital sin una visión es una empresa sin futuro.

Todo, absolutamente todo, comienza con una Visión.

Deberías ser capaz de saber dónde vas.

Es más, independientemente de tu idea de negocio, el primer paso es averiguar qué quieres lograr personal y profesionalmente.

Conocer tu objetivo vital es lo que te permitirá construir un negocio que esté alineado con tus valores, filosofía y estilo de vida, pero sobre todo, con lo que es verdaderamente importante para ti.

Crear tu propia definición del éxito te servirá para llegar a este objetivo vital. Tienes la oportunidad única de definir y crear el tipo de éxito que realmente quieres, aquello que te hará realmente feliz.

Conozco algunos casos de emprendedores que iniciaron negocios que no eran los indicados para ellos por diversas razones. Se dejaron llevar porque creían que era una buena inversión, que era un negocio en auge y que podrían ganar dinero con ello. Con el paso del tiempo han entrado a formar parte de las estadísticas que dicen que el 60% de las empresas creadas cierran antes de los 2 años de existencia y el 90% antes de los 5.

Datos desalentadores, ¿verdad?

El dinero nunca es un buen motivador para emprender.

Por esta misma razón te recomiendo que tus objetivos personales estén alineados con tu idea de negocio. Esto es lo que te permitirá poder estar centrado y enfocado en lo que de verdad es importante para ti.

Tienes que saber quién eres y qué quieres para poder enfocar tus esfuerzos en ello. Una vez que lo haces, tendrás la hoja de ruta clara y a tu medida para ir directo a por tus sueños.

En este artículo te hablaba sobre cómo definir tu visión y cómo plasmarlo de forma creativa en un Vision Board o Tablero de Visión.

#2. Pensar que en el entorno digital es todo gratis

¿Realmente crees que puedes tener un negocio digital sin invertir?

¿Puedes permitirte el lujo de estar sin un sueldo durante al menos 6 meses?

Tu capacidad de ahorro está íntimamente ligada a tu capacidad para desarrollar un negocio digital.

Es el primer paso hacia la libertad financiera.

Tienes que hacer números, hacer un presupuesto y desarrollar un plan financiero.

Piensa que entre 6 y 12 meses es el promedio para encontrar el punto de equilibrio en tu negocio y empezar a tener ingresos de los que pagan facturas. Así que quizá al principio, la mejor opción es empezar a desarrollar tu negocio online mientras mantienes tu actual fuente de ingresos.

¿Recuerdas el 60 % de los negocios que no llegan a los 2 años de vida? Pues bien, en este porcentaje también se encuentran aquellos que no pueden cubrir los gastos que implica mantenerlo funcionando.

Ahora, imagínate que ya estás con tu negocio en marcha pero al público que te diriges no termina de encajarles tu producto o servicio. O que empiezas a tener clientes pero con lo que facturas no cubres los gastos que implica mantener tu negocio en marcha. Porque aunque trabajar desde casa puede ser menos costoso que tener un negocio tradicional, también tienes facturas a las que hacer frente.

¿Entonces?

Sí, es cierto que un negocio online es una opción mucho más económica, no obstante, más tarde o temprano tendrás que invertir para que éste siga creciendo de forma exponencial y escalable.

En este artículo te contaba cuáles son las ventajas e inconvenientes (realistas) de emprender en internet. Para que tengas en cuenta toda lo que hay detrás antes de lanzarte.

#3. Estar fuera de tu Zona de Genio

Cuando se trata de reinventarse profesionalmente con un negocio digital no es recomendable hacerlo sólo porque tienes interés en un sector o mercado concreto.

Tampoco lo es porque algo te apasiona o porque parece que puede funcionar.

Todo esto es necesario pero, al mismo tiempo, no es nada si no tienes en cuenta: tu Zona de Genio.

Cuentan, y mucho, las habilidades y fortalezas que tienes y las que, seguramente, sea necesario que adquieras para poder ejecutar tu nuevo negocio.

Pero además, tu negocio online debe estar basado en la combinación ganadora de tus talentos, habilidades, pasiones y experiencia.

Con estos ingredientes estarás dentro de tu Zona de Genio, que es única para ti y te va a permitir construir el negocio que encaje contigo. Esto se transmitirá en cada aspecto de tu negocio y te hará resaltar como alguien verdaderamente auténtico.

Cuando estás en tu Zona de Genio no se trata de lo “qué haces” sino “cómo lo haces”.

#4. No tener un plan de marketing

Las dos preguntas más importantes que debes hacerte sobre tu idea de negocio son: Quién te va a comprar y porqué.

El éxito de cualquier negocio hoy en día tiene mucho que ver con la estrategia y las acciones de marketing llevadas a cabo.

Porque ya no es suficiente tener un servicio atractivo y único. Tienes que exponerlo para que todo el mundo lo vea.

De no hacerlo, puede que, en última instancia, estés conduciendo a tu negocio directamente al fracaso.

Recuerda que la visibilidad en Internet lo es todo.

De hecho, un producto “normal” con una gran estrategia de marketing puede vender mucho más que un gran producto con un marketing mediocre.

¿Sabías que la mayoría de las empresas gastan mucho más dinero en marketing y publicidad en comparación con el dinero invertido en la creación del producto/servicio en sí mismo?

Desarrolla un plan de marketing para asegurarte de que hay un mercado viable para tus servicios y céntrate en un cliente específico.

Es una herramienta fundamental porque te permite aprender más acerca de tu público objetivo y lo que quieren. A continuación, puedes utilizar esta información para crear la solución perfecta orientada a resolver el problema o necesidad de tu cliente ideal.

#5. Caminar sin rumbo ni dirección

La mejor herramienta que conozco para planear todo lo relacionado con tu negocio pensando siempre en tener éxito, es con un plan de negocios.

Te ayudará a pensar en el modelo de negocio que necesitas, en tu cliente ideal, cómo vas a generar ventas, qué canales de distribución utilizar o la cantidad de ventas que necesitarás generar cada mes, trimestre y año para tener ingresos suficientes que te ayuden a seguir creciendo.

Es mucho mejor invertir tu tiempo en desarrollar un plan de negocio, que por ejemplo, en diseñar el logotipo, el diseño de tu web o en las redes sociales.

Un plan de negocios te ayuda a establecer los objetivos y saber qué hacer para alcanzarlos.

Sin embargo, la mayoría de emprendedores digitales pierden mucho tiempo en desarrollar un plan de negocios completo, detallado y aburrido.

Los planes de negocio actuales como el Modelo Canvas son muchos más precisos y concretos.

Business_Model_Canvas-en-español

#6. Permanecer en tu Zona de Confort

“El barco está más seguro cuando esta en el puerto; pero no es para eso que se construyeron los barcos”

Paulo Coelho

Muy al contrario de lo que pueda parecer, como seres humanos, no estamos hechos para permanecer en nuestra zona de confort, nuestro puerto.

Estamos hechos para explorar, fracasar, tener éxito y lo más importante, vivir la vida que queremos.

Sin embargo, todo esto sucede fuera de tu zona de confort.

En este caso tienes dos opciones: quedarte como estás, lamentando que no surjan nuevas oportunidades, echando balones fuera y quejarte de lo mal que está todo. O bien, dejar el puerto en el que estás, cambiar de rumbo y emprender un nuevo viaje mucho más apasionante.

Depende solo de ti.

Recuerda que ser emprendedor es… vivir unos años de su vida como la mayoría de la gente no quiere y que te permitirán pasar el resto de tu vida como la mayoría de la gente no puede.

Pero para lograrlo es necesario dar un primer paso que lo cambie todo para salir de tu zona de confort.

#7. No amar lo que haces

Sé que esto suena a cliché, pero es una verdad absoluta.

Comenzar un negocio digital y ser emprendedor implica muchas horas de trabajo duro en solitario en las que, en muchas ocasiones, no vas a ver la luz al final del túnel y puede parecer que el esfuerzo no vale la pena.

Sin embargo, cuando amas tu trabajo y lo que haces, obtienes más beneficios (y no hablo de económicos), porque cada día de trabajo será un día más de felicidad.

Sino ¿de dónde vas a sacar la motivación cuando trabajar más de 50 horas a la semana se convierte en una realidad aplastante?.

CONCLUSIÓN

Reinventarse profesionalmente con un negocio online es siempre una gran paso, pero si es lo que realmente quieres, asegúrate de que lo estás haciendo por las razones correctas y siguiendo los pasos adecuados.

Convertir tu pasión en un negocio rentable y sostenible que te ofrezca tiempo y dinero no es un camino de rosas, pero tampoco es una utopía. No dejes que nada te paralice porque nunca es tarde para dar rienda suelta a tus sueños.

¿Por qué no te regalas el futuro que quieres vivir?

Reinventarse profesionalmente es posible.

Ahora te toca a ti. ¿Te has reinventado profesionalmente alguna vez? ¿Ya has dado el paso y te has convertido en emprendedor?

Estoy impaciente por conocer tu historia.

Virginia Jimenez
Asesora de Negocios Digitales. Trabajo con emprendedores digitales y profesionales de servicios que quieren dar un nuevo impulso a su negocio online y transformarlo en una empresa rentable. Con mi Programa [RE]ACTIVA TU NEGOCIO consiguen una estrategia planificada que les ayuda a ganar visibilidad en Internet para atraer más y mejores clientes a sus servicios y lograr la estabilidad económica que buscan.

Únete a la comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x