Seleccionar página

Ser experto en algo concreto

Ser grande en un mercado pequeño.

Ser bueno en lo que haces y que las personas adecuadas lo sepan.

Especialización es la clave.

¿Por qué? ¿Realmente es necesario?

Déjame que te cuente algo…

Hace apenas 3 años tenía ante mi un futuro incierto.

Sin trabajo, sin esperanza, sin futuro.

Me dije:

Virginia, toca reinventarse.

Reinventarse sí, pero ¿en qué? ¿cómo?

No era la primera vez que lo hacía pero no por ello esta vez iba a ser más fácil… ¿o sí?

Lo que tenia claro es que quería un trabajo a tiempo completo y que debía reunir 3 factores.

  1. Que fuera algo que me gustara y disfrutara haciendo. Con la cantidad de horas que tendría que invertir no podía arriesgarme a hacer nada por lo que no sintiera pasión.
  2. Que fuera algo que tuviera un potencial de crecimiento importante, un mercado en auge en el que hubiera personas con problemas específicos que buscaran soluciones concretas.
  3. Que estuviera relacionado con lo que había hecho hasta ahora. Debía incluir mi talentoexperiencia.

Aposté por estos tres ingredientes. Pero no se trataba de ser la número uno del mundo, vender humo o transmitir algo que no fuera real. Sé perfectamente dónde están mis límites.

De lo que se trataba (y trata) es de entender quiénes son realmente las personas a las que puedo ayudar con estos ingredientes y ser buena en lo que hago.

Ten en cuenta que cuando te especializas en un tema concreto y aprendes cada día como ser mejor en lo tuyo, irremediablemente te conviertes en relevante y valioso para esas personas. Para ellos eres un experto.

Pero como sé que la palabra experto suena demasiado grande es momento de desmitificarla, ¿no crees?

¿Realmente es necesario ser experto en algo específico?

Vivimos un periodo de grandes transformaciones.

Para sobrevivir es necesario saber cómo adaptarse al cambio.

Para muchas personas supone hacer frente y superar miedos, inseguridades, replantearse ideas, conceptos, transformar objetivos, creencias, hábitos, comportamientos…

Todo un reto.

Podría darte miles de factores imprescindibles que afectan en el proceso de reinventarse profesionalmente con un negocio digital: claridad, foco, acción, estrategia, formación, mindset, productividad, desarrollo personal….

Seguramente cada persona que ha logrado tener el éxito bajo sus propios términos podría darte diferentes fórmulas. Para mi, ser bueno en lo que haces, que las personas adecuadas (tu cliente ideal) lo sepan y ser visible para ellos son tres ingredientes que unidos funcionan como un reloj suizo.

Esta es la clave:

Ser experto en un nicho muy específico, resolver un problema muy concreto y tener máxima visibilidad online.

Esta idea la aprendí de una de las personas que considero uno de mis mentores: Raimon Samsó en su “Programa Experto”

programa experto raimon samso

Porque si te paras a pesar, en Internet hay una realidad que no podemos obviar.

La visibilidad es todo.

Lo habrás oído miles de veces.

Si no eres visible no existes.

Esto es lo que ocurre: Nada.

Tus mensajes no llegan a nadie.

Nadie más sabe quién eres o lo que haces.

Eres uno más entre los miles de personas que hacen y ofrecen lo mismo que tú.

Y, en consecuencia, para lo mucho que haces y el tiempo y energía que estás invirtiendo, ninguno de tus esfuerzos se traducen en ceros.

Nada sucede como habías imaginado o esperabas.

Te resulta difícil destacar entre tanta oferta existente.

Tu negocio así, no puede crecer.

Ser experto Ser bueno en lo que haces y que las personas adecuadas lo sepan es, para mi, una manera increíblemente poderosa de sobresalir.

¿Por qué?

Porque la gente busca expertos (profesionales) no busca aficionados (amateurs).

Sin embargo, ante esta afirmación tan contundente es posible que creas que no estás lo suficientemente preparado, no eres lo suficientemente bueno o sí serás capaz de lograrlo.

Pero déjame preguntarte algo:

En tu trabajo…

¿te dejas la piel en ello?
¿pones el alma en cada cosa que haces?
¿te preocupas por seguir aprendiendo y creciendo cada día?
¿consideras qué eres bueno en lo tuyo?

Un experto es una persona que es bueno en lo que hace, le pone pasión, es un eterno aprendiz y esta dispuesto a poner su talento, conocimiento y experiencia la servicio de los demás.

Como ves, todo el mundo puede ser experto en algo.

Es más, tú también. Si quieres serlo, puedes serlo.

El problema es que no somos conscientes de ello, o lo damos por sentado.

La clave está en descubrirlo y querer compartirlo con el mundo. El primer paso es ser consciente de ello.

Debes entender que, sea cual sea el nivel de experiencia y conocimientos tú también puedes ser experto en algo. La cuestión está, como te he comentado al principio, en las personas para las que eres un experto.

Por ejemplo, si acabas de lanzar tu primer curso online y, en este proceso, has solventado un montón de problemas, dudas y todo lo que conlleva para ti es ya un juego de niños, sin duda, tienes una experiencia que compartir.

¿A quién? Pues, a toda las personas que aún no saben cómo crear productos digitales. Quizá no seas experto en tecnología, ni en plataformas de distribución o en marketing de afiliados, pero la experiencia que has adquirido a lo largo de todo el proceso (idea, planeación, creación y lanzamiento) hace que realmente puedas aportar mucho valor a las personas que carecen de ese conocimiento.

Como te decía anteriormente, no se trata de ser el numero uno, no se trata de ser la persona que lo sabe absolutamente todo sobre productos digitales, sino de ayudar a aquellas personas que necesitan de tus conocimientos y experiencia, siendo honesto contigo, con ellos y sabiendo hasta donde puedes o no llegar.

¿Ves cómo tú también puedes ser experto en algo?

Ten en cuenta que tu experiencia puede ser un regalo y un beneficio para muchas personas. Lo importante es que puedes compartirlo de mil maneras diferentes: un blog, un podcast, una conferencia, un curso online, un taller, consultoría, etc.

Pero recuerda que convertirte en un experto en tu campo y lograr el reconocimiento por ello, no va a pasar un día para otro.

Tendrás que trabajar duro y ganártelo.

Pero, además, hay otro elemento que no podemos olvidar y es conveniente tener en cuenta.

Si te fijas en esas personas que consideras referentes, expertos y que están en un nivel superior al tuyo o han conseguido aquello que tú quieres lograr, todos ellos han desarrollado una marca personal fuerte, consistente y de acuerdo a los valores que quieren transmitir.

Es un elemento crucial.

Crear una marca personal es indispensable para:

 Ser experto y percibido como tal.
Promocionar y vender tus servicios.
Diferenciarte de tu competencia.
Posicionarte en el mercado y dar vida a tu propuesta de valor.

Quédate con esta idea: Nada vende mejor que una marca poderosa.

¿Ser experto en un nicho especifico te puede ayudar a vender más?

Ya lo hemos visto.

Ser un experto en algo especifico y que se te reconozca como tal es una de las claves para atraer más clientes ideales a tus servicios y en última instancia, mejorar tus ventas.

Tal y como indica Raimon “el especialista destaca sobre el generalista”

La gente quiere trabajar con personas que son expertos en su tema porque se perciben mejor.

Sino, piensa en la ultima vez que adquiriste una formación o contrataste un servicio.

¿Cuáles fueron las razones que te llevaron a decidirte por las diferentes opciones que existían en el mercado?

¿el precio?
¿el método?
¿la solución?
¿los resultados?
¿los testimonios?
¿la confianza que te inspira la persona y/o empresa que hay detrás?

Probablemente, antes de tomar tu decisión, habrás analizado y sopesado los pros y los contras de cada opción para, finalmente, valorar porqué debías elegir a uno frente a su competencia.

En realidad, todos queremos a alguien que tenga una solución probada y no alguien que pueda hacernos perder tiempo y dinero.

Alguien que sea el mejor en lo suyo.

Todos queremos trabajar con expertos.

Y al igual que tú, tus potenciales clientes quieren estar seguros de su decisión antes de comprarte o contratarte.

Tienen que tener una razón suficientemente importante como para elegirte a ti como su mejor opción frente a las muchas opciones disponibles.

Cuando te muestras ante tu cliente ideal como un experto, tu nombre y tu negocio estará presente en su mente cada vez que necesite resolver un problema o necesidad relacionada con tu sector.

Serás percibido como alguien en quien pueden confiar, y sin duda, con quien querrían trabajar, contratar tus servicios o adquirir tus infoproductos.

Les estás diciendo constantemente y repetidamente porqué deben trabajar contigo.

¿Qué beneficios tiene ser experto en algo concreto en un mercado específico?

Entrando en detalle, hablemos de los beneficios que tiene ser un experto en algo específico a los ojos de tu cliente ideal:

  • Tu credibilidad aumenta y con ello, la confianza que tus clientes actuales y potenciales necesitan.
  • Obtienes mayor visibilidad. Tus clientes te buscan y te encuentran.
  • Te compran, te hacen caso, te escuchan.
  • Muestras tu propuesta única de venta de manera clara.
  • Los expertos se atraen entre sí y pasas a formar parte de un selecto grupo que podría dar lugar a colaboraciones y nuevas oportunidades de negocio.
  • Podrás poner a tus productos y servicios el precio que te mereces y crear un impulso inicial muy potente que te acercará a poder vivir de tu pasión dignamente.
  • La credibilidad y autoridad que ganas te ayuda a dirigir tráfico hacia tu web y te permite vender más y mejor.

Pero ¿sabes una cosa?

Cuando intentas ser un experto en algo puede resultar realmente abrumador y es fácil sentirse desalentado. Lo sé.

La palabra “experto” impone mucho respeto.

Sobre todo si hay un montón de profesionales súper exitosos que parecen estar jugando en otra liga diferente a la tuya.

Esto puede ser suficiente para hacer que te preguntes cómo vas a conseguir destacar al mismo nivel que ellos.

Con sus grandes imperios digitales a sus espaldas, con tanta visibilidad, grandes audiencias, tanto impulso… Están consiguiendo lo que tú ambicionas, pero que tan difícil parece de alcanzar.

Hace que parezcamos casi insignificantes a su lado ¿verdad?.

Irremediablemente piensas…

¿a quien le va a interesar lo que tengo que contar y compartir?
¿gustará mi nuevo servicio?
¿funcionará mi nuevo ebook?
¿por qué me van a comprar a mi?

Pero déjame decirte una verdad que frecuentemente olvidados: cada uno de estos profesionales de éxito tuvo que empezar de la nada.

En mayor o menor medida también pasaron por el proceso de reinventarse a si mismos.

También comenzaron con sus negocios digitales prácticamente desde cero.

De hecho, todos tenemos que empezar de alguna manera.

Ni tú ni yo, y tampoco ninguno de ellos, hemos empezado dónde nos gustaría.

Así que no debes compararte con nadie.

Incluso aunque ahora te pueda parecer que tienes un largo camino por recorrer, que es imposible crecer a su nivel o que tu pequeña idea nunca va convertirse en algo grande.

Esto no va de ser el mejor del mundo o el único.

Se trata de destacar, de ser visible, de hacerte valer, de generar confianza, de ser relevante, de hacer brillar tu talento como profesional, de ser honesto y sobre todo, de lograr ser quien tú quieras llegar a ser. 

Y tú también puedes conseguirlo.

Y ahora cuéntame, ¿qué vas hacer cada día para convertirte en un experto en tu campo y una autoridad en tu profesión?

Estoy impaciente por leerte.

Virginia Jimenez
Asesora de Negocios Digitales. Trabajo con emprendedores digitales y profesionales de servicios que quieren dar un nuevo impulso a su negocio online y transformarlo en una empresa rentable. Con mi Programa [RE]ACTIVA TU NEGOCIO consiguen una estrategia planificada que les ayuda a ganar visibilidad en Internet para atraer más y mejores clientes a sus servicios y lograr la estabilidad económica que buscan.

Únete a la comunidad y recibe GRATIS en tu bandeja de entrada:

  • TRAINING POR EMAIL
  • PLAN DE ACCÍON
    ESTRATÉGICO
  • NEWSLETTER SEMANAL
x